sábado, 9 de mayo de 2015

Operación Sheffield, el día que cambió la historia... @dealgunamanera...

Operación Sheffield, el día que cambió la historia...


Un 4 de mayo de 1982, hace 33 años, ocurría un hecho que cambiaría para siempre la historia de la guerra en el mar, un hecho que por su implicancia la Aviación Naval lo tomaría como "su" día, el Día de la Aviación Naval Argentina: el ataque y posterior hundimiento del destructor HMS “Sheffield” por aviones de la Armada Argentina y su brazo armado en el aire, su Aviación Naval.

Iniciadas las hostilidades, en un vuelo ordenado por el Comando de la Aviación Naval Argentina (COAN) para realizar una exploración antisuperficie que posibilitara el arribo de 3 aviones C-130 Hércules de la Fuerza Aérea Argentina a Puerto Argentino, el 4 de mayo a la madrugada despegó desde la Base Aeronaval Río Grande el Lockheed SP-2H Neptune 2-P-112 de la Escuadrilla Aeronaval de Exploración.

Se había trazado una derrota que circundaba las islas con despegue y aterrizaje en Río Grande y durante la misma se efectuaría búsqueda permanente con medidas pasivas e intermitentes con radar.

Cancelados los vuelos de los Hércules por ataque aéreo inglés a la pista de Puerto Argentino, el Neptune fue instruido para proseguir al Sur – Este.

A las 7.10 horas se obtuvo un contacto radar en latitud 53º 04’ Sur, longitud 58º 01’ Oeste. Se apagó el radar y proveniente de ese sector se detectó una señal de radar de alarma temprana de un destructor Clase 42. Comunicadas estas detecciones al COAN y después de evaluar la situación, se ordenó alistar una sección de aviones Super Etendard (SUE) en configuración antisuperficie, armados con un misil Exocet cada uno.

En Río Grande, el comandante de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque, Capitán de Corbeta Jorge Colombo, ordenó preparar dos SUE. El 3-A-202 y 3-A-203 cuyos pilotos para la misión del día eran el Capitán de Corbeta Augusto Bedacarratz y el Teniente de Fragata Armando Mayora.

Mientras tanto, el Neptune mantenía el contacto con otra localización a las 8.14 horas en latitud 52º 47’ Sur, longitud 59º 37’ Oeste; a las 8.43 obtuvo 3 contactos radar en latitud 52º 47’ Sur, longitud 57º 40’ Oeste y a las 9.25 el radar quedó sin servicio originando una ardua labor para solucionar el problema.

Los dos SUE, con los datos transmitidos por el Neptune a las 8.43 despegaron de Río Grande a las 9.44 con un perfil de vuelo alto hasta reunirse con el KC-130 reabastecedor (TC-70 indicativo “Rata” al mando del Vicecomodoro Pessana, con la cobertura de una sección de aviones Dagger) y luego descender al aproximarse al área de contacto manteniendo estricto silencio de radio y radar para evitar ser detectados.

A las 10.30 el Neptune con la falla de radar parcialmente solucionada obtuvo dos contactos en latitud 52º 33’ Sur, longitud 57º 40’ 5” Oeste evaluándolos como dos buques medianos y uno grande.

Ya en enlace con los SUE, a las 10.35 les pasó la información. Los blancos se encontraban a 115 millas náuticas de los aviones, que en ese momento volaban rasantes en un área de chubascos con 1000 metros de visibilidad y 150 metros de plafond.

Los dos SUE continuaron su aproximación en vuelo rasante y a la distancia planificada, se elevaron a 300 metros, encendieron el radar y volvieron a descender.

A las 11.04 lanzaron simultáneamente sus dos misiles Exocet. En sus pantallas radar habían tenido los blancos, y efectuando el procedimiento practicado tantas veces antes, habían llegado a lanzar sin ser detectados por el blanco, en óptimas condiciones y a una distancia que aseguraba el impacto. No habían registrado ningún tipo de interferencia electrónica, lo que indicaba una sorpresa total.

Luego del lanzamiento invirtieron su rumbo y a la máxima velocidad y siempre en vuelo rasante, se alejaron. Aterrizaron sin novedad en Río Grande a las 12.10, el Neptune lo había hecho a las 12.04.

En apenas 12 segundos, uno de los misiles penetró por la banda de estribor hasta las entrañas del buque y explotó.

El destructor HMS “Sheffield”, una de las unidades más modernas de la Royal Navy y orgullo de la OTAN, había sido herido de muerte. Seis días después, cuando era remolcado en un intento por alejarlo del teatro de operaciones, se hundió en las frías aguas del Atlántico Sur. 

Aunque por las características del ataque no se pudieron comprobar los daños ocasionados en el momento, fue la propia BBC quien confirmaría desde Londres que en el curso de sus tareas dentro de la Zona de Exclusión Total en torno a las Islas Malvinas, el destructor Clase 42 HMS “Sheffield” había sido atacado y alcanzado por un misil argentino.

El ataque y posterior hundimiento del “Sheffield” causaron un tremendo shock a la flota británica, que acababa de perder su primera nave en 40 años, diseñada específicamente para la defensa antiaérea, precisamente a causa de un ataque aéreo.

Fue una operación eficiente, ejecutada en forma totalmente profesional por profesionales adecuadamente entrenados. El binomio avión explorador-avión de ataque demostraba así su contundencia, implicando un medio totalmente nuevo en la guerra en el mar.

El martes 4 de mayo de 1982 a las 11.04, luchando por una causa noble, en un rincón perdido del Atlántico Sur, la Aviación Naval Argentina abría a los ojos del mundo un nuevo capítulo en la doctrina de las operaciones aeronavales, se convertía en pionera de nuevas técnicas, nunca antes utilizada por país alguno, llevada adelante por una pequeña unidad de 4 aviones con eficientes pilotos y personal subalterno altamente capacitado y motivado. 

Fruto de un trabajo notable por lo arduo y minucioso, producto del ingenio desplegado por oficiales, suboficiales, conscriptos y personal civil, casi sin ayuda externa, en sólo 30 días permitió concretar el primer ataque de aviones con misiles antibuque a unidades de superficie enemigas.

Por tal motivo, a partir de ese magno acontecimiento se celebra el 4 de mayo el Día de la Aviación Naval Argentina; y el binomio SUE – Exocet ganó el apodo de ser “El terror del Atlántico Sur”.

Por esta operación los pilotos de los SUE recibieron la medalla “Honor Al Valor En Combate”.

Los aviones y tripulaciones que intervinieron en esta operación fueron:

Aviación Naval Argentina
Segunda Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque: 
3-A-202: Capitán de Corbeta Augusto Bedacarratz
3-A-203: Teniente de Fragata Armando Mayora

Escuadrilla Aeronaval de Exploración

2-P-112: Piloto Capitán de Corbeta Ernesto Proni Leston, Copiloto Capitán de Corbeta Sergio Sepetich, Navegante Teniente de Fragata Juan Gatti, O.C.O. Teniente de Corbeta Guillermo Meneses, Radarista Teniente de Corbeta José María Pernuzzi, Mecánico Suboficial Primero Juan Heredia, Ayudante Mecánico Cabo Principal Hugo Saavedra, Radio Cabo Principal Daniel Yerba, Operador M.A.E. Suboficial Primero Aníbal Sosa, Armas Cabo Principal Luis del negro, Cabo principal Luis Núñez, Supervivencia Cabo Primero Cesar Fernández.

Sumado a las dotaciones de la Escuadrilla Aeronaval de Exploración y Segunda Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque que en tierra con su anónimo trabajo permitieron que los aviones y sus tripulantes cumplieran con total éxito la misión ordenada.

Esta operación aérea, planificada y ejecutada por la Aviación Naval contó con el siguiente apoyo de la Fuerza Aérea Argentina:

Lear Jet LR-35, indicativo "Dardo”. Tripulación: 1er Teniente Eduardo Blanco, Teniente Luis Herrera y Cabo Principal Dardo Rocha; despegó de Río Grande a las 9.40 y arribó a la 1.00.

Hércules KC-130 (TC-70), indicativo "Rata", tripulación: Vicecomodoro Enrique Pessana, 1er Teniente Gerardo Vaccaro, Mayor Eduardo Gómez, Suboficial Auxiliar Oscar Ardizzoni, Suboficial Auxiliar Mario Amengual, Suboficial Auxiliar Manuel Lombino, Cabo Principal Mario Cemino y Cabo Principal Luis Martínez. Esperó en 50º 30' S / y 65º 30' O a nivel FL 100 y reabasteció, en su vuelo de ida, a los dos Super Etendard. Despegó de Río Gallegos a las 8.45 y arribó a Río Grande a las 13.45. 

Dos M-5 Dagger, indicativo "Pollo", misión: cobertura del Hércules KC-130 y los dos Super Etendard SUE; armamento: dos cañones y misiles Shaffrir. Tripulación: Capitán Amílcar Cimatti (C-437) y Capitán Higinio Robles (C-414). Despegaron de Río Grande a las 10.20 y arribaron a las 13.

El Lockheed SP-2H "Neptune" 2-P-112 permanece en custodia del Museo de la Aviación Naval Argentina luego de su restauración, la que dio origen al mismo y el Dassault Super Etendard 3-A-202 en custodia de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque.

Fuentes consultadas

Archivo del Museo de la Aviación Naval Argentina
Archivo personal del Suboficial Principal Lorenzo Borri
Dassault Super Etendard – Serie Aeronaval Nº 22 – Jorge Félix Núñez Padín – 2006
Exocet – Suplemento Nº 10 de la revista Siete Días – Emilio Villarino – 1983
Fuerza Aérea Argentina
Historia de la Aviación Naval Argentina – Tomo III – 2ª edición – CA VGM Héctor A. Martini – 2007
Jamás serán olvidados – Claudio Meunier – 2012

Relatos de los Suboficiales Carlos Banegas, Alberto Carrizo, Marcelo Salvatierra, José Boldini, Miguel García, Sergio Silva, Daniel López Alfaro.


© Escrito por el Suboficial Principal Aeronáutico Lorenzo Borri del Museo de la Aviación Naval Argentina el 05/05/2015 y publicado el periódico Gaceta Marinera de la Base Naval Puerto Belgrano, Provincia de Buenos Aires.


Viejismo 1... @dealgunamanera...

Viejismo 1...


En muchos aspectos, Fayt puede pensar hoy con 97 años mejor que él mismo a los 80, a los 70 o a los 60.

Hace poco más de un año le escuché decir a Fayt –cuando tenía 96 años– que el cuerpo del ser humano no estaba hecho para vivir tanto: la metáfora del jinete joven montando un caballo envejecido. Fue en su despacho de Tribunales cuando, junto con los demás miembros de  la Academia Nacional de Periodismo, fuimos a entregarle la Pluma de Honor. Al despedirnos, me abrazó con tanta emoción que el contacto con sus brazos frágiles y a la vez cargados de deseo dejó en mi cuerpo un recuerdo que sigue resonándome a modo de mensaje. No pude dejar de pensar en las paradojas de cuerpos jóvenes con mentes destruidas por algún deterioro, y cuerpos consumidos por el natural paso del tiempo o por alguna enfermedad, como el caso de Stephen Hawking, con mentes vivaces.

Fayt eligió a Lorenzetti como el portador emblemático de su legado.

Obviamente, la inteligencia fluida que permite adaptarse a situaciones nuevas de forma flexible sufre declive con los años. Pero la inteligencia cristalizada que depende del nivel de desarrollo que alcanzó esa persona a través del aprendizaje, mejora. En muchos aspectos, Fayt puede pensar hoy con 97 años mejor que él mismo a los 80, a los 70 o a los 60, porque el deterioro intelectual no es una evolución inexorable del paso de los años.

Pero así no piensa la mayoría de los argentinos, sociedad afectada por uno de los índices de viejismo más altos del mundo. El viejismo es el mismo prejuicio discriminatorio que se produce por cuestiones de raza, religión o hacia otros grupos sociales estigmatizados, pero con los viejos.

Se asocia la vejez a decrepitud y enfermedad, o a cansancio y lentitud intelectual, sin comprender que esa sinonimia de vejez no es una cuestión de edad, sino de conducta: sólo obturando sus deseos alguien se vuelve pasado. Y se confunde juventud con novedad, problema clásico del posmodernismo, que, en su borramiento de las delimitaciones de los períodos de la vida, predispone a los niños a madurar antes de tiempo y a los adultos mayores a tatuarse imitando a los adolescentes y/o a ser padres cuando tendrían que esperar un poco para ser abuelos. Es una homogeneización etaria que omite cuánto tiene para aportar cada etapa de la vida al conjunto de la sociedad.

Aun en países más longevos que Argentina es difícil encontrar un miembro de la Corte Suprema o su equivalente de la edad de Fayt. En la de Estados Unidos, sobre los 112 miembros que la integraron en toda su historia, sólo dos alcanzaron los 90 años (Oliver Wendell Holmes y John Paul Stevens) y renunciaron al llegar a esa edad. Creo que Fayt, si viviera en un país normal, ya habría tomado la decisión de renunciar, pero hay en su acto de resistencia un mensaje que nos está enviando a toda la sociedad para que reflexionemos sobre nuestra tendencia a barrer siempre con todo lo anterior y sobre nuestra predisposición reiterada a valorar lo nuevo como mejor.

Hay en la actitud de Fayt una rebeldía al discurso gerontológico que discrimina a los viejos. Como si fuera una militancia de género, de un sí mismo joven que pueda habitar un cuerpo viejo, interpelando los prejuicios de los demás sobre la edad. De los que no la ven asociada a la experiencia sino a lo senil, sin comprender que la vejez, como la juventud, es una categoría sociocultural que viene cambiando con los siglos.

Fayt se subleva a la clasificación “clase pasiva” y con su actividad se rebela más aún al kirchnerismo: se va a ir el día que él quiera, precisamente cuando su renuncia no le sea funcional al kirchnerismo. Se equivoca el Gobierno en su representación de la vejez porque atacando a Fayt predispone negativamente a casi todo el Poder Judicial y a un porcentaje importante de los votantes argentinos que se sienten discriminados por el mismo viejismo.

Fayt pone sobre la agenda el lugar de cuarta edad en nuestra sociedad, muchas veces tratada sólo como objeto de cuidado y no como sujeto. No pocos ancianos sin la vitalidad ni los recursos intelectuales de Fayt tienen en pequeñas rebeldías la única forma de hacerse reconocer. Goethe decía que “volverse viejo es volverse invisible para la sociedad”. Y Fayt, con su actitud, visibiliza a todos.

La vejez es una atrofia de futuro y no se puede hablar de proyectos cuando no hay futuro. 

Pero Fayt tiene un proyecto: no dejar que el kirchnerismo arrase con la Corte Suprema, y tiene en Lorenzetti la posibilidad de transmitir en otro más joven su historia y su memoria.

Freud, en su texto El porvenir de una ilusión, colocaba dentro de la pulsión de vida la pulsión de transmisión, de elegir quién será el portador emblemático del legado. El deseo humano de reproducir su propia réplica no puede reducirse al campo biológico de los hijos genéticos. La entrega a un discípulo de símbolos identificatorios pone al ser humano a salvo de la ansiedad por la intrascendencia generacional y la amenaza de olvido.

El mensaje de Fayt no se dirige sólo a La Cámpora, también en el PRO son viejistas.

“La Justicia está conducida por una persona de muy buen nivel intelectual, sólida formación académica y con una trayectoria profesional exitosa”, dijo hace un tiempo Fayt sobre Lorenzetti. Y remató: “Hasta podría ser un excelente presidente de la Nación”.

Como sujeto histórico, Fayt sabe que quienes lo sucederán serán los encargados  de distribuir el lugar que ocuparán las tradiciones en el espacio intersubjetivo, y a ellos se dirige.

El mensaje de Fayt contra el viejismo no tiene como destinatario político sólo al kirchnerismo y a La Cámpora, también el macrismo es especialmente viejista. Sobre ese tema continuamos en la contratapa de mañana.

© Escrito por Jorge Fontevecchia el sábado 09/05/2015 y publicado por el Diario Perfil de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La niebla como causa generadora de accidentes… @dealgunamanera...

La niebla como causa generadora de accidentes… 


Son factores externos sumamente peligros para cualquier conductor por más experimentado que sea, más aún si tenemos en cuenta que por lo menos siete rutas nacionales se ven afectadas por este fenómeno productor permanente de accidentes de tránsito.

Es sabido que cuando no responden a causas intencionales, los bancos de niebla son más intensos entre los meses de abril y agosto debido a las condiciones climáticas, agravándose en aquellas zonas ubicadas cerca de ríos o lagunas.

La mayoría de los especialistas sostienen que transitar entre la niebla no debería ser un problema, sólo el 5% de los accidentes ocurren por causas externas (infraestructura y clima); en el 90% de los casos, la causa responde a fallas humanas.

Las estadísticas en Argentina demuestran que es el factor climático con mayor incidencia en accidentes, aumentando considerablemente el riesgo en la conducción, que a veces se agrava por la presencia de rocío.

Sugerencias

Disminuir la velocidad para adaptarla a la las condiciones de visibilidad.

Encender las luces bajas y las antiniebla. No utilizar las luces largas ni las balizas durante la marcha. La niebla densa produce un efecto espejo que crea la ilusión óptica de los faros de un vehículo en sentido contrario al nuestro, cuando lo que en realidad se ve son nuestros propios haces de luz reflejados. Las balizas son solamente para indicar algún peligro o maniobra de detención.

En autopistas y autovías, siempre es mejor circular por el carril derecho.

Agudizar el sentido del oído, estar atento al sonido de los vehículos que pueden estar cerca. Lo conveniente en estos casos es bajar las ventanillas, apagar la radio y concentrarse en los sonidos del camino.

Nunca detenerse en el camino, ni siquiera en la banquina, si no está en condiciones de seguir la marcha, hay que asegurarse de no obstaculizar a los que siguen, por eso hay que tomar la precaución de sacar el vehículo del camino y tener en cuenta que la banquina es parte de éste, asfaltada o no. Un sendero lateral, una estación de servicio o, si es necesario, seguir a campo traviesa hasta un lugar seguro y lo más alejado posible de la ruta. Una vez que detuvo el vehículo, hay que mantener las luces encendidas y poner las balizas para avisar con certeza que está detenido.


©  Publicado el viernes 24/04/2015 por http://www.estudiogeller.com.ar de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.




Las jugueterías apuestan al efecto "Peter Pan" para recuperar las ventas… @dealgunamanera...

Las jugueterías apuestan al efecto "Peter Pan" para recuperar las ventas…


Focalizan sus productos en la primera infancia, ante la llegada de los nuevos dispositivos techie.

Cuando el barrido tecnológico recaló en el mercado del juguete, los players de la industria bien podrían haber recurrido a El arte de la guerra, de Sun Tzu, para sopesar su decisión de negocio: combatir abiertamente frente a la competencia avasallante de tablets y celulares al acecho de su grupo etario más crecido o bien recalcular estrategia y volver a las bases con su cliente estrella, los más chicos.

En un sector que fundamenta el 70% de su facturación anual en torno al Día del Niño y las fiestas de fin de año, Papá Noel y los Reyes contribuyeron a cerrar con alegría un año para el olvido. Juguetería y librerías acompañó la tendencia minorista general, con una caída interanual del 6,9% en unidades vendidas en 2014, según CAME.

Sin embargo, la tendencia histórica es positiva: según un estudio de Euromonitor International, en el período 2008-13 las ventas al consumidor final crecieron un 93% en pesos hasta los $ 3700 millones, aunque si se descuenta la inflación oficial para el período, la expansión se atenúa al 36% y se reducen aún más si se toma el índice Congreso.

Las jugueterías argentinas se reencontraron con parte de la rentabilidad extraviada por la tecnología gracias a un viaje a la primerísima infancia. Desde cochecitos de bebé hasta chupetes avalados por odontólogos, literatura infantil a Mozart para bebés, la juguetería nacional redefine su oferta. Pero, ¿hay que tirar la toalla con los más grandes o son recuperables?

"A los mayores de nueve años ya no hay forma de retenerlos a menos que les vendas lo que quieren. Y la realidad es que el mix de tecnología con juguete es caro, mientras que los juegos en el Apple Store son gratuitos", opina Daniel Dimare, dueño de Juguetes Rasti, que "inyectó" en el mercado 125 millones de bloquecitos en 2014.

"El ticket promedio para fin de año fue de entre $ 300 y $ 350, y con esa plata es muy poco lo que se puede comprar con tecnología. Las jugueterías van a seguir estando, quizá con un rediseño de productos. Pero ya no hay forma de salir a competir con productos para un chico de diez", agrega.

El mercado nacional no es maduro para la introducción -vía importaciones- del juguete tecnológico. "No es lo mismo traer un producto que rote mucho que uno con tecnología que sale entre $ 2000 y $ 3000 y no se mueve. Además, el padre no va a buscar ese producto en una juguetería", dijo Dimare.

"Eso no significa que el niño deje de jugar. Seguirán realizando actividades al aire libre con todo lo que ello implica: pelotas, kit de buceo, pistolas de agua. Las chicas, a su vez, con la moda y el maquillaje", afirma una directiva de marketing de una de las principales cadenas de jugueterías. "El mercado sigue existiendo, aunque es cierto que deberemos encontrarle otra vuelta. Hay juguetes que asemejan la tecnología y están dentro de la juguetería. Tenemos tablets de 200 a 400 pesos. Y se venden. Pero no compito con Garbarino, como tampoco con los locales de la calle Talcahuano cuando vendo una guitarra. Vendo juguetes", dice.

Pero por más inmerso que esté un chico en su arsenal tecnológico, un padre criado a pura pelota en la vereda y con rústicos juguetes de encastre siempre mirará los excesos virtuales con recelo. En la búsqueda de una estimulación y un acercamiento al mundo "real", será acaso el adulto el responsable de lo que Dimare señala como una "contratendencia" global.

Según Euromonitor, los juegos de construcción fueron el segundo rubro que más creció en ventas en el país: un 150% su facturación para el período 2008-13. Si se consideran las previsiones mundiales del estudio, ése será el tipo de juguete con mayor alza hacia 2018.

Federico Iñiguez, director de la carrera de Comercialización en la UADE, recurre a Lego para ilustrar los desafíos del sector. "Hace unos años, al borde de la quiebra, cambiaron el foco del negocio y combinaron juguete físico con juguete virtual.

Crearon aplicaciones, películas y juegos consolas para recapturar a tiempo lo que hubiera sido una generación perdida. El juguete físico llega hoy hasta los siete años y el adolescente es una raza en extinción. Pero si es atrapado, volverá por el juguete físico con un mayor poder de compra."

© Escrito por David Feliba el domingo 12/04/2015 y publicado por el Diario La Nación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

domingo, 3 de mayo de 2015

Gaseosas Cunnington... @dealgunamanera...

Gaseosas Cunnington...

Cunnington es una marca Argentina de bebidas gaseosas. Desde 1997 es elaborada por la empresa Productos de Agua S.A. (PRODEA). 


Es líder en el país en el mercado de Aguas Tónicas y produce desde 2007 una línea de gaseosas Cola, Lima Limón, Naranja, Pomelo, Citrus y Ginger Ale. Esta nueva línea de productos le permitió aumentar 70% sus ventas y posicionarse en el tercer lugar de bebidas cola, tras las multinacionales estadounidenses Coca-Cola y Pepsi.

Historia. 

El inglés William Cunnington, a fines del siglo XIX, estando en la India por motivo de una exploraciones geológicas, observa que la gente del lugar tenía un brebaje natural muy estimulante y con propiedades digestivas. Sus ingredientes principales eran extracto de Quassia amara y Quinina. Al volver a Londres elaboró un refresco con esas características y además burbujeante al hacerla una bebida gaseosa, dando inicio al Indian Tonic Cunnington.

William Cunnington.

Este refresco logra reconocimiento en Europa. Su llegada a la Argentina se remonta a la década del 1920 cuando Juan Vicente Sangiácomo obtiene la autorización para importar el concentrado base y elaborar el Indian Tonic. avizorando las buenas posibilidades de una incipiente industria de bebidas gaseosas crea La Argentina S.A. con la fórmula y la marca comprada a William Cunnington.


Juan Vicente Sangiácomo.

Planta industrial. 


Las gaseosas con marca Cunnington son elaboradas en la calle 12 del Parque Industrial Pilar, kilómetro 60 de la Ruta Nacional Nº 8, en la localidad bonaerense de Pilar. La planta tiene una superficie de 9,7 héctareas y 19.500 m2 de superficie construida, incluyendo los sectores de fabricación, depósitos de insumos, semi elaborados y productos terminados, salas de máquinas, tratamiento de aguas, talleres y oficinas administrativas.

Tiene abastecimiento propio de agua cruda (100 m3/h), tratamiento de aguas, almacenamiento de aguas (600 m3), red antiincendios, planta de tratamiento de efluentes líquidos, servicios industriales centrales de energía eléctrica (4.000 kVA), refrigeración (750.000 Frig./h), aire de 40 bar (3.000 Nm3/h) y aire de 10 bar (1.800 Nm3/h).

El proceso de producción abarca tres etapas: 
  • Elaboración de jarabes concentrados
  • Fabricación de envases: inyección de preformas y soplado de botellas
  • Fraccionamiento y embalaje: llenado, tapado, etiquetado, empacado y paletizado. 

Fotografías referenciales:


Videos referenciales:

video
Video Institucional de Productos de Agua S.A.

video
Línea Cunnington. Precios cuidados...

video
Publicidad Cunnington Cola...

video
Publicidad Cunnington Cola - Back stage...

video
Publicidad Indian Tonic Cunnington. Anteojito y Antifaz...

video
Publicidad Cunnington Cola... Bichos raros I

video
Publicidad Cunnington Cola... Bichos raros II

video
Publicidad Cunnington Cola... Bichos raros III

video
Publicidad Cunnington Cola... Bichos raros IV
Fotografías varias:



© Publicado por el Profesor Luis A. Capomasi el domingo 03/05/2015 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Fuentes varias.